INFORMACION EN AUDIO
SITIOS DE INTERES
Página de inicio Libros 1ra. Epoca FRANZ TAMAYO

FRANZ TAMAYO

Franz TamayoLa lucha interior tornóse en una cruel hoguera. Mi Tamayo moría y revivía, para volver a morir y revivir en toda mi alma y carne. La impávida ubicación de Franz Tamayo como su ostensible acción desde la trinchera enemiga (1952-1953) indujeron me a limpiar de mi “yo” todo aquellos que había sido en mi héroe limo imperialista y feudal.

Me abracé con todo el valor de que fui capaz a la voluntad y reconquista de mi libertad interior. Tomé una resolución perentoria: o me liberaba del pensamiento reaccionario de Tamayo o cometía una traición a la Revolución. Porque Tamayo reina como un zar en la conciencia, no sólo de la “intelligentsia” de la derecha (Unzaga de la Vega) o el centro (Guillermo Francovich, Martín Cárdenas), sino que domina la conciencia de las mismas viejas eminencias “marxistas” de Bolivia. Hubo comprobación objetiva. Cuando “La Razón” de La Paz al comenzar el 2º cincuentenario del presente siglo, pidió la opinión a los cerebros cimeros del país, sobre quien era el hombre más grande de Bolivia en el primer medio siglos transcurrido, José Antonio Arze, Arturo Urquidi, Josermo Murillo Bacarreza, etc., al unísono con la derecha y el centro, dijeron: “Tamayo es y seguirá siendo el más grande hombre del primer medio siglos XX” (La Razón, de La Paz, enero-febrero, 1950).

Este libro no ataca a Franz Tamayo que vivía en la calle Loayza Nº 84 de la ciudad de La Paz- Bolivia. No señor. Qué esperanza. Cara a cara Don Franz era una persona luminosa, subyugante, irresistible... Tuvimos ocasión –durante el Congreso Constituyente de 1944- de oír su palabra, su chiste, su risa y... también vimos su llanto...

Tratamos y explicamos al Tamayo trascendental. A Tamayo “cuerpo de muerte”, “hombre carnal”, “cosa humana”, no tocamos. Nos interesa aquel “que vive en los demás, en la historia”. Discutimos no al hombre fisiológico, limitado entre la cuna y el sepulcro, sino al “hombre histórico”. El que después de su muerte tiene que vivir en sus obras y sus ideas.

La Paz-Bolivia, 1956

Fausto Reinaga

INTRODUCCIÓN

“En todo hombre, grande o pequeño, hay siempre estiércol y fuego;...y los muy grandes son los que queman aquel elemento innoble para avivar aun más la llama”

(G. Papini, El Dante vivo, p. 13)

La “intelligentsia” gamonal de 1910, en función de su cultura era europea, imperialista; no había en Bolivia, más “extranjerismo ideológico”. La Superestructura de los terratenientes y los dueños de las minas, compartían el odio colonizador, el desprecio gringo hacia el obrero y hacia el indio. La Prensa, la revista, el libro, la escuela, la universidad, tenían una única misión: realizar la total “colonización pedagógica”. Se debía enseñar, mejor educar al pueblo a pensar, a sentir, a hacer una servidumbre consciente ante los amos de la cultura imperialista y los posesores de la tierra y las minas nacionales. La “colonización pedagógica” implicaba el esclavizamiento espiritual y material del país, a la par que liquidaba la idea y la volunta de lucha por la independencia económica e intelectual. Gracias a la “colonización pedagógica” se rebela e insurge enhiesto proclamando la “independencia pedagógica”.

“Creación de la Pedagogía Nacional” es un reto libertario de las colonias económicas e intelectuales de Indoamérica. Es un pregón de desafío a las fuerzas brutales del imperialismo. Y una voluntad plena de triunfo... El nombre con que ha bautizado su genial obra no es causal, es causal; porque tiene su profunda razón y causa. El espíritu de la “Pedagogía” de Tamayo aflora en este sencillo apotegma: En vez de importar “ pedagogía” en la Nación; ¿importadores?; No; Creadores, sí. En vez de ser colonia de este o aquel imperialismo, hay que ser una nación libre.

La raíz de la Revolución Nacional de Bolivia, se halla sustantiva y vitalmente en la “Creación de la Pedagogía Nacional”. Por eso, cuanto Tamayo luchaba a la cabeza de las huestes de Villarroel ¡su mayor gloria política! Viósele claro: Don Franz había retomado, reanudado, reencontrado su grandioso derrotero de 1910.

 
Anuncios














Copyright © 2012. Fausto Reinaga - Derechos ReservadosFausto Reinaga Villa Pabón, Av. Coronel Váldez


COMUNIDAD

Movimiento Indianista Katarista
COMUNICADOS
Encuestas
¿Que opina acerca del sitio de la Fundación Amautica?